Kevin Smith es uno de mis
cineastas favoritos y una de las personas más comprometidas en la industria que
realmente sabe valorar los comics, fruto de ello nació FATMAN ON BATMAN un
podcast sin igual donde Kevin invita a gente de la industria que en algún punto
de su carrera haya dibujado, escrito, producido, dado la voz, etc… a nuestro
querido BATMAN.

Eso no quiero decir que solo
gente de la DC está invitada, allí tenemos al gran JOE QUESADA hablando cerca
de una hora de la última película del Capitán América y que también en su
momento dibujo la miniserie SWORD OF AZRAEL. Incluso Kevin es uno de los pocos
en defender a BATFLECK o como se le conoce en las redes THE SAD BATMAN, para
Kevin es un gran acierto la incorporación de Affleck dado su compromiso con el
personaje o que interpreto a DAREDEVIL (Frank Miller) un personaje casi parecido
a nuestro caballero oscuro, en todo caso es de valorar que salga al frente y
defienda a Affleck no por la amistad sino por ser una persona que no se rinde “estaba
en el fondo y ahora ha resurgido, es un gran director y productor (ARGO) y les
digo que hará un buen trabajo”.




A lo que voy es que Kevin es una
persona apasionada, capaz de arriesgarse por sus ideales, allí lo tenemos
produciendo podcast por los que no cobra ni un dólar o en el cable con su
programa COMIC BOOK MEN que se produce en su propia tienda de comics “JAY &
SILENT BOB’S SECRET STASH” más conocida como “THE STASH”… hablar de JAY &
SILENT BOB es remontarse a las películas de CLERKS lo que me da material para otro
post.
Es por ello que cuando escuche
hablar a Kevin de una asociación denominada THE WAYNE FOUNDATION en su programa
número 70 con Jamie Walton como presidenta me genero un poco de suspicacia, al
fin y al cabo se trata de utilizar el apellido de ficción de BATMAN para
publicitar una campaña, nada más lejos de la verdad dado que WAYNE’S FOUNDATION
está comprometido en difundir los horrores de la explotación infantil y servir
de cobijo a los niños y adolescentes que todavía están inmersos en ello dentro
de los Estados Unidos.




Digámoslo por su nombre abuso
infantil, esclavitud sexual y todas las etiquetas que el comercio sexual utiliza
sin diferenciar sexo, edad, raza o educación, el compromiso de esta fundación
es proveer a las victimas una salida a este círculo vicioso del que muchas
veces ellas mismas no saben que están inmersas.

Es por ello que valientemente y
con una elocuencia que nos deja con el corazón en la mano, Jamie Walton cuenta
su historia a Kevin, una historia de abusos que inició cuando solo tenía 7 años
a cargo de su padrastro, un adicto al crack, este depravado pudo ser detenido
al proveer de evidencia física del maltrato a la policía pero este evento
marcaría psicológicamente a Jamie para toda su vida. El segundo abuso ocurre
cuando tiene 14 años y recién iniciaba la Internet, en una de las salas de chat
conoce a otro abusador que la corteja, ambos mienten sobre su edad (ella le
dice que tiene 18 y el 36 cuando en realidad tenía 46) ese cortejo da paso a
insinuaciones sexuales que derivan en un boleto de viaje para que Jamie lo
visite. Es tanta la deficiencia de cariño en el hogar de Jamie que el ser
apreciada por un tipo mayor lo ve como una prueba de afecto y se fuga de casa,
felizmente su madre la reporta y unos policías logran que vuelva a casa he
interpelan al tipo pero sin llevarlo a prisión dado que ella mintió sobre su
edad y el asunto no llego a mayores.

Lo curioso es que meses después se
siguen hablando, esta vez el tipo visita a Jamie en su casa y su madre está
descontenta pero no hace nada por impedirlo y se encierra en su habitación a
seguir drogándose. Si bien tienen una “relación” esta no llega a consumarse al
sufrir él de una disfunción sexual, al ver la frustración de Jamie por no saber
si estaba haciendo algo bien es cuando le sugiere que puede salir con otros y
que le deje “mirar”, al interrogarle ella si era eso “lo que él deseaba” le
dijo que sí que él se encargaría de todo.

Llámenlo ingenuidad, amor ciego
lo que sea, la cosa es que Jamie accede y ve que de pronto es invitada a
lujosos hoteles en donde él a veces la mira otras no pero siempre recibe un
pequeño porcentaje de dinero que termina siendo vilipendiado por la madre que
no sabemos si se hace la loca o simplemente está demasiado sumergida en las drogas.
Para Jamie son días de gloria, es invitada a “pasarla bien” y de paso recibe
una ayuda monetaria, no se siente explotada hasta que un amigo cercano le hace
ver una gran verdad, si yo fuera ese tipo y tendría ese problema no te estaría
regalando como mercancía porque serías algo valioso que no compartiría. Esa
perspectiva emocional vista desde afuera hace que Jamie habrá sus ojos y vea
las cosas como son, está siendo usada sexualmente y termina su relación con el
abusador, este alega que si la ama y juega la carta emocional de que es otro
tipo de afecto pero ya está decidido y Jamie deja de lado ese mundo y se
embarca en sus estudios y trabajos temporales.

Una de las preguntas de Kevin es
como una víctima de abuso puede caer una y otra vez siendo la única verdad la
carencia de afecto familiar que hace que las victimas hagan lo indecible por
uno, allí tenemos que la madre de Jamie se enferma por las drogas y contrae
todas las hepatitis A, B y C y Jamie va al rescate de su madre por ese pedazo
de afecto que siempre le ha sido esquivo, “aquí estoy madre, quiéreme”, “hare
de todo para que mejores, no importa lo que me pase”… es este vacío emocional y
la falta de dinero que hacen que Jamie vuelva a caer en el comercio sexual esta
vez en el stripper… y es que aceptémoslo es “dinero fácil” lo que ganas en una
semana en Mc Donalds lo puedes hacer en dos noches y no hay príncipe azul a la
vuelta de la esquina que te saque de apuras, estás tú solamente.

Romper el ciclo ese es el mensaje
de vida de Jamie, es difícil salir del comercio sexual sobretodo algo tan
crediticio como son alquilar mujeres, tenemos drogas, armas y sexo, las dos
primeras se  agotan al primer o segundo
uso pero una mujer puede servirte por años es por ello que necesitas que la
gente comprenda que para muchos esto es un “negocio”, uno de los que se nutre
de la necesidad de sus víctimas, muchas de ellas sin saber que están siendo
utilizadas.


La valentía de Jamie por decir su
verdad y utilizar el emblema del murciélago (que por cierto lo lleva tatuado en
el hombro) como una llamada en la noche para aquellos que necesitan un refugio,
no una cárcel o una casa de huéspedes que los vota nuevamente a la calle cuando
tienes mayoría de edad sino un hogar, un lugar donde puedan darle las
herramientas para que pueda romper ese ciclo vicioso y salgan adelante. Les
invito a que conozcan su portal y como dice Kevin apoyar con lo que tengan o
diseminar la voz de que los Wayne’s si existen y que tú puedes ser BATMAN.




(Visited 53 times, 3 visits today)