Presione aquí si desea volver al artículo principal

En 1895 (esto se puede identificar porque el Puente de Londres ya se encuentra en operación y hay pequeños detalles en la configuración de la ciudad y los anuncios), en el barrio de Marylebone vive la señora Kelly Stowner, una viuda solitaria y antigua institutriz que pasa su vejez en casa de su esposo. Ella no vive sola, tal como una mujer retirada de cierto nivel, la acompaña una criada y ama de llaves, Emma. Sin embargo la vida de la joven empleada y su ama se ven interrumpidas por la fortuita visita de uno de sus antiguos protegidos, William Jones, el hijo de una acaudalada familia de bien inglesa. Aunque al principio lo intentan, existe química entre los dos jóvenes, algo que no pasa desapercibido para la señora Stowner. Con un pañuelo de encaje como símbolo de su deseo de seguir saliendo con ella, el joven Jones inicia su tímido cortejo hacia la joven criada.

Ojo! Spoilers!

Emma es una joven tímida y difícil, a pesar de ser extraordinariamente diligente y trabajadora. Ella ya tiene un historial de rechazos de los pretendientes de su edad que la rondan por el barrio. Sin embargo, es innegable el atractivo que siente William hacia ella, aunque devuelve los sentimientos de forma tímida. Lamentablemente, el padre del joven lo engatusa para que se presente en una fiesta de sociedad. Allí conoce a Eleanor Campbell, la hija menor del Visconde Campbell, la cual se enamora perdidamente de él. Una serie de incidentes durante los siguientes días provoca que por accidente William moleste a Eleanor (al comprarle una sombrilla a Emma haciéndole pensar a Eleanor que era para ella) y a la misma Emma (cuando la ignora en la calle mientras viaja con su familia en carruaje). Para la fortuna del destino, ambos problemas se resuelven solos (Emma rechaza la sombrilla y William se la regala a su nana).

Ojo! Spoilers!

La llegada del príncipe Hakim, un viejo conocido de William, llega como una tempestad a complicar las cosas. Exuberante, irresponsable y caprichoso; el príncipe huye conscientemente de un compromiso que no desea. Sin embargo, cuando William lo lleva por la ciudad, el príncipe conoce a Emma y de inmediato se le declara. Para su sorpresa (y la de todos) ella lo rechaza amablemente. William desconoce este movimiento hasta que en una visita a una biblioteca ellos se encuentran y Emma sale corriendo. Como una cosa lleva a la otra, Hakim exhorta a William a ser más abierto con sus sentimientos sobre Emma. Cuando este va a confesársela, Emma contraataca declarando que está más feliz de la forma en que están ahora. La relación queda en un veremos temporal.

Ojo! Spoilers!

La señora Stowner, el mejor amigo de su esposo Al Emma pasan una velada juntos en donde la joven conoce más de la vida de su ama (parece que ambos son parientes por la forma en que bromean y discuten). Sin embargo, un accidente en esa misma noche provoca que la señora guarde cama. La lesión motiva a su padre Richard (y a William de rebote) a pagarle respetos a la institutriz, donde el señor de los Jones proclama con orgullo que existe una enorme diferencia de clases, que quien ocupa los estratos más bajos de la sociedad no puede (ni debe) pretender escalar a mejores posiciones. Luego de las disculpas del caso, William invita a Emma a salir mientras Richard invita a Eleanor a cabalgar con su hijo.

Ojo! Spoilers!

La cita de Emma con William ocurre primero. Los jóvenes pasean todo ese día en el Palacio de Cristal, la obra de la Exposición Mundial de 1865 que se conservaba en Sydenam tras su traslado de su sitio original. Luego de perderse y volverse a encontrar a la hora del café, los dos pasan un gran rato juntos pero se les pasa la hora de cerrar, por lo que quedan encerrados en las inmediaciones. Durante la noche, a solas, William proclama por primera vez su amor hacia Emma y ella le corresponde. Ambos se besan y pasan la noche juntos. Al día siguiente, William Emma vuelven a casa, mientras Emma puede continuar con sus labores, William se queda dormido y deja plantada a Eleanor ante la molestia de su padre.

Ojo! Spoilers!

Lamentablemente, la relación entre Emma William se ve interrumpida por la muerte de la señora Stowner y la confesión frustrada de William a su padre. Durante el funeral y los preparativos de la casa, Emma lamenta su soledad mientras William vive en una discreta ignorancia su vida con su familia. Lamentablemente para él, por detalles de la conversación de su padre durante una cena, Eleanor descubre que él está enamorado de otra mujer. Pasada de copas, ella no desea escuchar las razones de William. Cuando este vuelve a Malyborne se entera de la muerte de su institutriz, él va a la casa de su vieja institutriz, pero Emma ya no se encuentra en esa casa.

Ojo! Spoilers!

Al mismo tiempo Emma se presenta en el hogar de los Jones. Ante la invitación de Hakim ella espera en casa, informando al príncipe su intención de regresar a su lugar de origen, pero las impertinentes palabras de la hermana menor de William ella recuerda su lugar. Cuando esta por irse ella se tropieza con William que la abraza con cariño. Al descubrirlo su padre abofetea al joven y trata a Emma como a una cualquiera. Ella se retira mortificada, William queda con sus esperanzas rotas y la relación se vuelve la comidilla de la sociedad (esparcida por las mismas criadas de diferentes casas).

Ojo! Spoilers!

 

En los siguientes días William busca a Emma, y encuentra la casa de Al, donde ella pasa sus días de soledad. Allí el joven conoce su historia. Emma viene de una aldea en el Norte junto al mar. Huérfana de padre y madre la cría su tío hasta que un tratante de blancas sin escrúpulos la lleva a Londres para venderla en un prostíbulo. Ella escapa y de cría en la calle hasta que la señora Stowner la toma como su criada. Al ver que es inteligente ella la educa y la forma para que pueda prosperar en su vida. William regresa avergonzado a su casa ante las adversidades que ha enfrentado su amor. Emma decide partir a su casa, pero en una conversación casual con HakimWilliam descubre las intenciones de Emma. Ignorando a Eleanor (y disculpándose de paso ante la promesa de la joven de esperarlo), el persigue a Emma Marylebone (donde encuentra la carta de despedida de Emma) y de allí a la estación King’s Cross donde logra alcanzar a Emma. En un final lógico pero inesperado (si crees todavia que el amor todo lo conquista) Emma agradece el tiempo y el amor a William, se monta en el tren y parte, llorando por su amor perdido. Pero en un signo de esperanza, ambos compran a una niña de la calle unos lirios de agua, lo que en el lenguaje de las flores significa que en el futuro se reencontraran.

Presione aquí si desea volver al artículo principal


(Visited 69 times, 1 visits today)