La primera
vez que tuve contacto con Venom fue en Mora Books, cuando comencé a comprar
comics. Lo que comenzó como una idea de un fan en una carta, se transformó en
la simbiosis entre Eddie Brock y el simbionte extraterrestre que sirvió como
traje de Spider Man, lo que dio origen a uno de los personajes más simbólicos
de toda la saga. Porque como no va a ser simbólico un personaje
que es tu peor pesadilla, que te conoce, que sabe todo sobre ti, al que no
puedes percibir y que te odia con todo su corazón. Especialmente porque en este
caso son dos entidades quienes odian a Peter Parker y a Spider Man, no una. Es
una idea poderosa, que ganó muchos adeptos y fans durante los enfrentamientos
entre ambos enemigos. Pero a pesar de la superioridad de Venom, Spider-Man
prevalecía siempre por la debilidad de su enemigo (el sonido).


Hacia
principios de los noventa el ciclo de Venom parecía haber llegado a un punto
sin retorno. Así que el escritor David Michelinie decidió hacer una versión más
maligna y retorcida de este personaje, colocando el simbionte en otro portador una vez
que Eddie Brock saliese de escena en Spider Man #400. Lo que nadie esperaba era
que su popularidad salvaría al personaje de una muerte ignominiosa y lo
rescataría para transformarlo en el anti-héroe en que se ha convertido en los
últimos veinte años. Por esto, Michelinie decidió en cambio que el simbionte
tendría un vástago. Se comisionó al dibujante Erick Larsen el diseño de Cletus
Kasady
, un asesino serial y loco maniático deseoso de sangre (y basado en el
diseño del Joker), se preparó el camino para la integración de estos
personajes y en abril de 1992 vio la luz Carnage, para sembrar caos y
controversia en el mundo de Spider Man.


La
diabólica, corrupta y enferma primera salida de Carnage apenas pudo ser
detenida por una alianza inusual, que vio como Spider Man y Venom hicieron una
extraña alianza para detener al engendro salido sus mismas entrañas  (de donde viene el dicho “Mantén a tus amigos cerca y a tus enemigos más cerca”).
Derrotado con sonido, Cassidy fue encerrado en The Vault, la prisión de máxima
seguridad para supervillanos (de donde escapar parece una afición más que una
rareza) y allí permaneció engavetado para ser usado en otra ocasión.
La salida
de los siete renegados de Image fue el evento que saco a Carnage de su sueño de
escritorio. Porque lamentablemente a la que más le dolió la partida de esta
cantidad de talento artístico fue a la Marvel. Desesperados por ideas, que
pudieran contraatacar esta amenaza, la editorial lanzó uno de los crossovers
más ambiciosos de principios de la década. Desde Abril hasta Setiembre de 1993,
el arco de Maximum Carnage salió a la venta con grandes expectativas y
esperando capitalizar la memoria fresca de un villano, así como el equipo que
formaron los dos mejores elementos de Spider Man para detenerlo. ¿Pero valía la
pena sacar una historia tan rápido para capitalizar el momento?

Inicio! Spoilers!

La muerte
de Harry Osborn ha golpeado a Spider Man con fuerza y Peter Parker le promete a
Mary Jane que se tomará su tiempo fuera de la máscara. Sin embargo, el escape
de Carnage de The Vault lo obliga a romper su promesa y perseguir al degenerado
por la ciudad. Para la sorpresa de Spider Man, Carnage no está solo. Shriek y
Dopplenganger, que acompañan al degenerado asesino, lo acompañan. Enfrentado a
una superioridad numérica aplastante (hay que recordar a los Siniestros Seis)
Spider Man es derrotado y sólo la oportuna aparición de Cloak and Dagger lo
salva de una muerte ignominiosa.

Ojo! Spoilers!


Por su
parte Venom se entera del escape de Carnage y regresa a la ciudad de Nueva York
para deshacerse de la amenaza. Para su sorpresa, el equipo de su “hijo” ha
reclutado al Hogoblin y a Carrion. Con semejante fuerza a su favor, Venom es
derrotado y este tiene que ir a la casa de Peter Parker a pedir por su ayuda
para detener a su hijo y “sus engendros”. Con esto en mente ambos reclutan a su
propio equipo, compuesto de Black Cat, Cloak, Dagger, Venom y él mismo. A pesar
de estar equiparados, el equipo es derrotado de nuevo, por lo que Venom recluta
a Morbius y cuando Spider Man recibe un arma sónica de Reed Richards este recluta a Firestar. Con la ayuda del equipo mejorado, logran acorralar al
equipo de Carnage y lo ponen entre la espada y la pared para darle el golpe de
gracia. Pero a pesar de la cantidad de muertos a su haber, Spider Man se niega
a matarlo (¡Buuhhh!).  La duda le da la
oportunidad a Carnage de recuperarse y de casi acabar con el equipo de no ser
por la intervención del Capitán América. A pesar de esto, los villanos secuestran
a Venom y se retira en buen orden.

Ojo! Spoilers!
Con la
ayuda de Deathlock, Nightwatch y Iron Fist; los héroes localizan a Carnage en
la estatua de la libertad y logran calmar a los restantes villanos; pero este
aprovecha la oportunidad para escapar. El primero que lo acorrala es Spider
Man
, pero debido a las constantes luchas queda débil y a merced del asesino
degenerado. Black Cat lo salva de morir mientras Venom lo enfrenta y a
diferencia del arácnido lo termina en una explosión. El mundo queda a la espera
de si se ejecutará al criminal mientras Spider Man y Black Cat reflexiona sobre
la muerte de sus enemigos y su mala tendencia de regresar de la tumba.

Fin! Spoilers!


A veinte
años de su publicación, Maximum Carnage nos viene como una reflexión de tiempos
modernos de cuando las cosas dieron un giro, donde un cambio de iniciativa y la
partida de numerosos talentos obligaron a Marvel a crear un evento para salvar
la situación. A pesar de la promesa que ofrecía y lo popular que fue en su
tiempo (hay que recordar que todavía se vendía más de medio millón de
ejemplares populares en esa era); en la actualidad toda esta saga resulta un ejercicio
de mercadeo que desde cierto punto de vista es ilógico. Con un equipo armado de
villanos de segunda (el único reconocible es el Hogoblin), con un villano que
se suponía ausente de su más poderoso atributo y con peleas por doquier; la
obra disminuyó el valor de Spider Man como héroe mientras le añadió validez a
Venom como anti-héroe. Pero el mayor perdedor de la historia fue Carnage, que
después de esto pasó por pequeños arcos antes de desaparecer de la vista del
público por cinco años en la primera década del siglo XXI.


La razón
por la que recuerdo esta saga olvidada es que esta fue la fuerza motriz detrás
del primer juego de superhéroes exclusivo de plataformas caseras. Readaptando
completamente la historia, Spider-Man and Venom: Maximum Carnage de Software
Creators
introdujo por primera vez a los superhéroes dentro de un arco en lugar
de usarlos como personajes independientes de una trama. Construido en la base
de un juego de peleas de derrotarlo a todos, uno usa a Venom y a Spidey para
avanzar por niveles hasta llegar hasta Carnage. Con gráficos de presentación
extraídos directamente de las viñetas, una música diferente para cada personaje
que aparece y una dificultad moderada, no fue bien recibido por la crítica pero
si por los fans. Con los años logro recordar el juego, así como el valor que
tiene para los jugadores modernos (la mayoría de los juegos basados en cómics ahora
salen en arcos).

Por lo
demás, Maximum Carnage marca un antes y después dentro de Marvel.
Sagas como Days of the Future Past, Phoenix y Dark Phoenix quedaron en el
pasado.  Marcando como la quintaescencia de las sagas
cortas sin un contenido, visión o planificación; las series de Marvel en
general entrarían en un período donde los golpes y porrazos imperarían sobre la
trama. Con contadas excepciones (Age of Apocalipsis) la mayoría de las sagas
quedarían olvidadas en la mente así como numerosos personajes que aparecieron
para llenar un vacío y volver a desaparecer en la ignominia (quien recuerda a
Joseph, clon de Maneto, personaje crucial en Onslaught que simplemente hizo puff).
Hasta la fecha, Marvel ha hecho como las máquinas de futbolitos, pasar la bola
de un lado a otro sin establecer una línea clara sobre sus historias. One More
Day
y Civil Wars son el ejemplo moderno de esta tendencia autodestructiva.
Porque los editores de esta revista deben recordar que los fans no son para
siempre ni la adolescencia dura toda la vida. Un aficionado fiel se queda, pero a
veces, decepcionado por más de lo mismo, simplemente deja de consumir. Que lo
digan los millones que vendían y lo que venden ahora. Algún día, estos grandes
editores reflexionarán sobre esto, pero por mientras las editoriales de comics
estarán condenadas al exterminio o algo peor, seguir las ordenes de Disney.

(Visited 103 times, 1 visits today)
  • Que tiempos aquellos jeje, a mi fascina el origen de Carnage, pero la historia de Maximun Carnage no.

    No se que le pasa a marvel pero cuando yo empece en los comics carnage y Venom eran la onda y ahora ya no XD. No se en que estara, por lo menos si bien no tenemos el Venom de antes el Flas Thompson esta interesante como venom.

    Carnage en cambio en mi opinion va muy mal pero veamos ahora que intentara marvel con su Superior Carnage.

    "La ley y el orden son ilusiones de la tele, el unico camino es el Caos y el camino al caos es Carnage"

    Esa frase nunca la he olvido, jeje. a pesar de todo es un vilano que me gusta.

    SALUDOS.