La adolescencia es una etapa difícil
sobre todo si gran parte de ella la tienes utilizando “brackets” adaptación a
la española de la palabra “braces” que son los temidos aparatos dentales o
frenillos para que los dientes queden mejor alineados y fortalecer una mejor
dentadura. Y eso es justamente lo que le pasa a Raina una típica adolescente
que regresando de los Boy Scouts a su casa y por jugar a las carreras con su
compañera termina tropezándose y limpiándose literalmente la sonrisa al perder
los dos dientes delanteros.



Al recuperarse de la caída y semi
desmayada empiezan a apoyarla en la búsqueda de sus dientes encontrando solo
uno, la madre la lleva al odontólogo familiar y rápidamente le colocan ambos
dado que el segundo se había metido hacia adentro. El drama dental inicia desde
esa noche y vemos los esfuerzos de Raina por sobreponerse al accidente, no
quiero caer en tecnicismo dentales pero podríamos resumirlo en que la fijación
de los dientes perdidos no fue exitosa dado que se hundían dándole un look de
vampira adolescente, se los remueven y le colocan una prótesis con su correspondiente
drama por la limpieza y el que no se le caigan de repente.




Los odontólogos recomiendan al
final los brackets que permitirán alinear poco a poco todos los dientes
superiores, es decir empezaran presionando poco a poco hasta cubrir el vacío frontal
jalando todos al unísono de atrás hacia adelante, eso conlleva innumerables
visitas cada vez más dolorosas y la correspondiente adaptación de la prótesis
que se va reduciendo de dos dientes a un diente y luego a casi nada…


Pero toda esa frustración dental
no es nada comparado con todo lo que tiene que sobreponerse sobre todo en su relación
con los demás, temiendo siempre sonreír vemos a una Raina deseosa de salir al
mundo solo que su “mundo de amigos” no está preparado para ese cambio tomándola
siempre como la Raina que tiene que “soltarse más y dejar de ser tan rígida” o “vamos
a jugarle una broma como hacíamos en Primaria”.




Es por ello que opta por abrirse paso
por si misma poco a poco, conociendo nuevos grupos de amigos a los que no les
importe su sonrisa, reconociendo que todo cambio real debe venir desde adentro
y solo así cambiara nuestro entorno, dada su habilidad en el dibujo la vemos enfrascándose
en desarrollar posters para las fiestas de colegio permitiendo que la valoren
por su arte y dando pie a esta fantástica novela gráfica.

SMILE es incluso recomendada por
la YALSA que es un comité de bibliotecarios dedicado a premiar y promocionar
aquellas novelas que enriquezcan y contribuyan a la buena formación de los adolescentes,
en su página web podrán
 encontrar sus
listas de recomendados, guías de lectura para profesores y padres que tienen
como finalidad cambiar la imagen de la biblioteca como un lugar atractivo para
los adolescentes.




La novela cierra con una foto de
la autora con una gran sonrisa agradeciendo a todos los que ayudaron a
lograrla, es más si buscan en Google Images no hay foto en la que no sonría. 

Me
olvidaba la novela gano un premio Eisner en el 2011 que es como los Oscar’s de
los comics y pueden leerla en su formato original (webcomic) aqui.





(Visited 45 times, 2 visits today)