Consejos para aspirantes a escritores de literatura infantil, donde se ofrecen una serie de pautas y consejos para escribir cuentos y narraciones adecuadas a este segmento de lectores. Se tratan diversos aspectos, como el estilo, la presentación, la forma de dirigirse a las editoriales y los métodos para lograr que un argumento resulte interesante y atractivo, tanto para los editores como para el público. Por Cynthia Caden.
———————————————————————————————-

1-Introducción

Tal vez usted ha inventado antes historias para niños, que les contó al momento de llevarlos a dormir, y esto le ha despertado la idea de que podría escribir un libro de cuentos. Puede hacerlo, pero no es tan fácil.

Su éxito potencial como escritor/a de libros infantiles no tiene nada que ver con el amor que los pequeños de su familia tengan por usted, ni con lo mucho que les haya gustado su forma de relatar una historia. Es más, escribir libros para niños es mucho trabajo, y no siempre se recupera lo que se ha invertido en ellos. Muchos autores trabajan en un manuscrito por años, sólo para encontrarse finalmente con que cada casa editora los rechaza.

Pero por otra parte, si usted crea una gran historia y es aceptada por una editorial, tendrá la satisfacción de ver cómo llega al corazón de cientos o miles de niños, e incluso podrá recuperar su dinero, y obtener ganancias.

En este pequeño curso no pretendo decirle cómo ser un buen escritor. Ese tema lo dejo para futuras explicaciones. Lo que vamos a ver en adelante es el procedimiento para lograr que un libro infantil sea publicado, y para evitar algunos de los errores comunes en los que caen muchos nuevos escritores.

2-Escoja una audiencia y una historia básica.

Usted tiene miles de ideas, pero sólo algunas atraerán al público. Publicar es un negocio, y cualquier negocio necesita prestar especial atención a lo que vende y lo que no. Por eso, usted debe tomar ciertas decisiones antes de sentarse y empezar a escribir:

  • a) Decida qué tipo de libro quiere escribir y a qué grupo de edad va a dirigirse. Actualmente, las compañías editoras están buscando:

– Libros sencillos para niños de 6 a 8 años, que están aprendiendo a leer por su cuenta
– Libros capitulados (novelas cortas separadas en capítulos) para edades que oscilan en el rango de 7 a 10 años
– Historias espectrales para edades de 8 y más
– Y de no ficción para todas las edades.

Para muchas editoriales, tendrá más valor si usted puede poner algun giro multicultural en su relato. Cualquier obra con personajes étnicos y/o culturas diferentes, obtendrá al menos un segundo vistazo del editor en buena cantidad de casos.

  • b) Pruebe escribir una historia corta para una revista primero, donde pueda dirigirse a un público infantil directamente, o indirectamente a sus padres para que se las lean, en publicaciones dirigidas a adultos interesados en la crianza de sus hijos, por ejemplo. Es mucho más fácil ser publicado en una revista que sacar un libro a la venta, y una vez que ha comenzado a enviar el manuscrito completo, los editores prestarán mucha más atención si usted puede listar las revistas que le han publicado en su carta de presentación.
  • c) Vaya a bibliotecas y librerías y lea. Lea los clásicos que le gustaban cuando era niño/a, y también preste atención a los libros que se han publicado ahora, incluyendo en especial a los bestsellers. Intente encontrar historias que se dirigen al mismo grupo de edad, y que tienen que ver con el género que ha escogido y sobre el que piensa trabajar. Busque lo que tienen en común y cómo puede usar esos elementos para introducir su trabajo en el mercado actual.

Incluso el mejor escritor tiene algo que aprender del trabajo de otros.

  • d) Una vez cumplidos estos pasos, diríjase a lo específico. Los editores buscan originalidad, por lo que debe liberarse de clichés y estereotipos. Esto se aplica a los personajes, a la historia y al formato. Busque personajes dinámicos con una trama ingeniosa. Si desea hacer llegar un mensaje, hágalo a través de una historia rica e interesante, evitando la moralina que a nadie le resulta entretenida. Su primer meta es entretener. Si se dedica a hacer relatos plagados de lugares comunes, no llamará la atención del editor, y menos de los niños. Los editores buscamos, al recibir un manuscrito, relatos novedosos y vendibles.
  • e) Cree una historia que pueda venderse bien en cualquier momento del año. Debe ser atractiva para una audiencia amplia, y no quedar “fechada” con facilidad. Aunque algún editor individual puede encontrar atractivo vender libros para cierta festividad, como la Navidad por ejemplo, o con motivo de un aniversario (milenio, centenario, etc.), en general no conseguirá que nadie preste atención a un manuscrito que puede venderse sólo en un momento del año, o que caduca después de determinada fecha.
  • 3-Desarrolle su idea con ayuda de otros

Ahora es el momento en que usted se sienta a escribir. Parece fácil: los libros infantiles no tienen demasiadas páginas, usan palabras sencillas, letras grandes y hay mucho espacio cubierto por los dibujos. Un par de horas y tendrá el material que necesita, ¿cierto?

No es así. Piénselo de esta forma: usted tiene mucho menos espacio que autores de otros tipos de libros, para desarrollar una historia convincente. Y tiene la crítica más dura: los niños son brutalmente decisivos respecto a lo que les gusta y lo que no, y no mantienen su atención puesta en algo por mucho tiempo. Usted tiene que involucrarlos y mantenerlos así desde la primera página, usando un lenguaje que puedan entender sin subestimarlos. Aquí hay algunos consejos:

– Si su libro es para niños pequeños (de 7 años y menos), realmente debe incorporar dibujos en la historia. Si usted es un verdadero artista, eso ayudará mucho, pero si no lo es, no incluya imágenes. Los editores pueden ver si una historia es buena al leerla, tenga o no tenga ilustraciones. Y si la casa quiere publicarla, buscarán un artista que crean que concuerda con su trabajo. Por lo demás, usted puede describir la imagen en palabras si realmente ayuda al contenido. Si usted se empeña en enviar malos dibujos, puede causar una mala imagen de la totalidad de la obra, que tal vez recibiría mayor y mejor atención sin las imágenes anexas.

– Una vez que haya decidido con qué grupo de edad trabajará, debería leer algo sobre psicología infantil y buscar cómo es la mente de los niños a esa edad. Los de seis años son muy distintos a los de nueve, que son a su vez diferentes de los de doce. Los niños de seis años gustan de las sencillas historias fantásticas con dibujos, los de nueve prefieren relatos con capítulos y historias de miedo que requieran el uso de la imaginación, y los chicos de doce prefieren historias que puedan relacionar (con el colegio, los padres y amigos, por ejemplo). Para escribir para niños, debe saber cómo piensan y qué desean.

– Cuando haya trabajado su manuscrito hasta alcanzar algo que piensa que es publicable, consiga que lo critique un profesional. Puede unirse a un grupo literario o contratar a un editor freelance, por ejemplo. Los editores freelance, en especial, le ayudarán a pensar como los profesionales que después tienen que decidir si van a aceptar su manuscrito, además tienen mucha experiencia. Son una excelente elección para todo tipo de obras.

—–

Cynthia Caden actualmente es Editora General de Revista Buen Vivir.org y de Editorial Surgite.
Durante los últimos diez años ha guiado y corregido los trabajos de autores nóveles, aportando conceptos, premisas y corrección de estilo de novelas, relatos, cuentos y ensayos. Ha publicado cinco libros y tres nuevas obras se encuentran en proceso de edición.

Referencias: http://www.buenvivir.org / a http://www.surgite.org.
Email: editora@buenvivir.org


Bimago El Cínico

(Visited 3 times, 1 visits today)