Michael Bay Transformers director

 Por: Tavo Quiros
No ha
terminado de estrenarse transformers la era de la extinción y ya está en producción
la siguiente entrega llamada de momento transformers 5. Esta lucrativa saga del
producto Hasbro más cotizado es el ojo del huracán de una tormenta de opiniones
muy dividas acerca de su director, el mentadisimos Michael bay; mientras muchos
defienden que el director es un genio capaz de impresionar a cualquiera con sus
monumentales escenas plagadas de acción, primeros planos y muchas explosiones,
otros, como yo, sostenemos que es una persona poco innovadora, poco creativa y
de mentalidad sumamente comercial.
Esta serie de
películas sobres los desterrados habitantes de Cybertron no resulta más que una
radiografía que nos permite ver a profundidad ese estilo tan marcado que gusta
de impregnar el director en sus obras. Muy a lo James Cameron, Bay monta su
show de efectos especiales de vanguardia sobre la maqueta que va formando una
historia muy humana que no se relaciona con el eje central del argumento, pero
que le permite a los defensores del bien y la humanidad tener una válvula de
escape mientras algo muy serio ocurre de fondo.
Esta
fórmula
se repite continuamente en sus trabajos, por mencionar algunos, hemos de
recordar que en Armageddon de 1998 (película por la que se disculpó
personalmente por un trabajo mal hecho), la tierra está a punto de ser
partida en 2,
pero siempre hay tiempo para una disfuncionalidad familiar suegro versus
nuero
y los diferentes conflictos de los camaradas de Bruce Willys, en Bad
Boys tanto
la 1 como la 2, de 1995 y 2003 respectivamente, una saga no tan exigidas
en FX
pero que no es escaza en explosiones, encontramos al mejor estilo de
Miami Vice,
a un Will Smith y un Martin Lawrence tratando de proteger un espacio
playero de
amenazas rusas, cubanas, etc, mientras hacen malabares con temas como la
infidelidad en el matrimonio u otro conflicto familiar, esta vez
Amigo/Cuñado, Pearl
Harbor de 2001, se la pone difícil a aquellos que defienden su trabajo,
el thriller histórico
del golpe japonés más exitoso a la armada estadounidense, tenía los
matices de
(de nuevo), de Titanic, donde todo se hunde mientras otros se aman, y el
conflicto del romance de 3. Una de las más criticadas obras de este
director,
que esperaba tocar las fibras emocionales de todo un pueblo, pero
consiguió una
masa amorfa de ideas.
Pero no todo
ha sido material de dudosa procedencia, la Isla de 2005, protagonizada por Obi-Wan
Kenobi y la viuda negra, cuando no era aún tan cotizada, nos traen otra
producción con matices de la caverna de platón, la realidad utópica puesta
frente a nuestros ojos versus la realidad cruda y sin adornos, y la disyuntiva
de decidir si vivir en el sueño o en la existencia sin perfecciones de la
realidad, hay explosiones, sí, pero no podemos negar que es una película interesante,
que como dijimos antes pone a correr nuestro ratoncito de la filosofía y la ética
moral, si bien los personajes al escoger la perfección del engaño estaban
destinados a morir, siempre fue una opción sobre la mesa. Lo único realmente
discutible de esta producción es su sensible similitud con The Matrix y el
libertador elegido de su raza.
FanMade
Y volvemos
con Optimus y su tripulación, los mismos que no son protagonistas de su propia película,
al contrario, son escenografía con personalidad, el show, en la primera entrega,
se lo roba el personaje principal, Sam Witwicky, estelarizado por la ex
estrella de Nickelodeon, Shia LaBeouf, un loser por definición que logra
conquistar a la femme fatale de su colegio, la hasta ahora desconocida
Megantron, eh digo, Megan Fox, muy popular después de la primera entrega, no
por su capacidad histriónica precisamente. La 2, bueno, lo mismo, Sam entra a
la Universidad, y el problema emocional se titula, amor de lejos felices los 4,
muchos salieron más que defraudados de la sala del cine, cuando el humor se les
salió de las manos y también por el hecho de que fue poco o nada lo que los
transformers tuvieron inferencia en la trama.
Para la
tercera y última de Sam como protagonista, comenzó la novela en la vida real,
el explosivo Michael fue señalado por el elenco como un director malhumorado y
muy muy exigente, dicho señalamiento fue encabezado por la exótica Megan, quien
fue cortada de raíz de la historia, reemplazada por una despampanante rubia, de
esas que salen con poquita ropa en la fotos, no es como que eso nos moleste,
pero bueno, el asunto es que esta si logra un hecatombe total, una invasión
extraterrestre de amplias proporciones que nada más afecto directamente a una
ciudad Norteamérica (gran sorpresa), y al final, bueno, Sam vuelve a salvar al
mundo, con una pequeña colaboración de Optimus, muy pequeña por cierto.
No vamos a
entrar en Spoilers, vayan a ver la quinta y luego hablamos, pero sepan que la
receta se repite, pero con el triple de explosiones, sonidos estruendosos,
actuaciones de poca exigencia, poco desarrollo de personajes, una banda musical
de canciones de tendencia, y explosiones, si, ya sé que ya dije eso pero es
Michael Bay.
Para
terminar, el director maneja magistralmente su estilo en sus películas, no me
malinterpreten, eso no es malo, al contrario, ese es el regusto que nos queda
en el paladar cuando presenciamos a los realmente grandes del cine, esa huella que
añejan un poco más  con cada producción, y
que les permite sobresalir de entre todos los demás; el problema en si es el
estilo, muchos han opinado que sería un excelente director de videos musicales,
con play boy no le fue del todo mal, pero para una producción de 2 horas, esa marca
personal es agotadora, lo deja a uno empachado, cansado y ciertamente amargado,
entretiene, pero no gusta, y tampoco es una gran entretenimiento, de hecho mi
mente tiende mucho a divagar cuando presencio su obra. Pero para los estudios cinematográficos,
funciona, la masa “tiende
a la tendencia”, y el sigue sacándonos plata del
bolsillo, el verdadero problema acá es que abarrota el blockbuster con películas
para el olvido, y nos bloquea las salas de cine de todas esas merecedoras de
Oscars y palmas doradas que no duran en nuestros cines locales ni una semana
para darle campo a este concierto de Heavy Metal sin ritmo. Porque este
director es importante hoy, porque este año no tenemos una sino dos entregas,
mis pobres tortugas ninja serán las próximas víctimas, ya se contentó con Megan
que será April, no me gusta lo que se ve en los trailers, pero debo ir a verla
por una cuestión de infancia, pero es casi seguro que ese será el último dinero
que el obtendrá de esta persona.


(Visited 34 times, 1 visits today)