Si, sabemos que tal vez ya es un poco tarde
para este reportaje, pero como dice el viejo y conocido

refrán “más vale tarde
que nunca”, en primera instancia nos parece importante aclarar que no somos
otakus, y nuestra perspectiva es la de un conocedor medio, que gusta de las
actividades culturales (en este caso de cultura japonesa) y las disfruta con
una mente abierta y sobre todo muchas ganas de divertirse.


El día fue genial si hablamos de clima, para
los que trabajamos estábamos en quincena, en realidad existía todo el potencial
para hacer de ese día algo memorable.
Desde muy temprano el público se acercaba a la
Antigua Aduana, para hacer su filita, conforme avanzaba el tiempo las
expectativas crecían también, muchos muy bien identificados con artículos
referentes de sus Animes o Mangas favoritos, otros por el contrario andaban de
civiles y claro también hay  que
mencionar a los homenajeados y homenajeadas del día “Los Cosplayers”
El evento en sí, me deja muy contento al saber
que en nuestro país hay personas con la capacidad creativa suficiente para
organizar y manejar una actividad de tan gran magnitud; para nadie es un
secreto hubieron ciertos errores como el manejo del tiempo (más que nada al
apegarse a su cronograma) o incluso algunos detalles técnicos a la hora de la
conferencia de prensa respecto al sonido y los micrófonos. Fuera de esto el
evento fue impecable, estoy seguro que este tipo de inconvenientes pueden ser
fácilmente solucionados en el futuro y así cumplir la perfección que todos
esperamos.

En cuanto a los invitados, no pudo haber mejor
elección, cada uno con una personalidad distinta y a la vez todos mostraban una
admirable humildad; siempre con una sonrisa a la hora de tratar no solo con los
que asistimos a la conferencia de prensa, sino en general con toda persona
presente.
El concierto llenó muy positivamente mis
expectativas; los temas presentados fueron los indicados para levantar los
ánimos del público trayendo de regreso a nuestra mente la emoción que vivimos
mientras mirábamos y escuchábamos nuestro anime favorito. Gritando las letras
tal y como lo hacía Eizo Sakamoto o llenándonos del mismo sentimentalismo con
el cual interpreto la excelente Kay Matzukawa; y claro no podemos dejar por
fuera la increíble habilidad con el piano que demostró tener el buen Yaz
Fukuoka, quien nos regresó a la niñez al interpretar el Soundtrack Temático de
Súper Mario Bros (con todo y el sonido de las estrellitas).

En cuanto al concurso de Cosplay no hubo mayor
problema, por lo menos desde nuestra perspectiva. Además fue acá donde Li
Kowaks dio su aporte como una Jurado de primer nivel… por ahí se escuchaba a
ciertos participantes molestos por los resultados, pero esto siempre va a
ocurrir en todo tipo de competencia, donde existen altos índices de
competitividad. Lo mejor a nuestro criterio es (no solo en este tipo de
competencias si no en la vida en general) aceptar nuestras derrotas con honor,
reconocer nuestros errores y entrar en un proceso de mejoramiento continuo en
vez de señalar a quienes no debemos.

Como
conclusión del evento, nos pareció una actividad muy disfrutable. La prueba es
cada vez más difícil ya que la meta en adelante será siempre superarse a sí
mismos ofreciendo analizando lo que se hizo bien, y lo que puede hacerse mejor. 

(Visited 13 times, 1 visits today)