Estudio publicado en ‘Journal of Nutrition Education and Behavior’en el cual los investigadores crearon una historieta que estimula ingesta de comida saludable.Tras su lectura, los pequeños expuestos al cómic escogieron meriendas sanas.
Entre las páginas de un cómic japonés (manga) podría
esconderse la clave para que los niños y jóvenes de la casa prefieran
incluir más frutas y menos comida chatarra en su dieta cotidiana. May
May Leung, una investigadora de City University of New York y del Hunter
College, lo comprobó recientemente junto con otros tres científicos.
El cómic de 30 páginas “Pelea por tu derecho a la fruta” fue
desarrollado por los investigadores tras reunir grupos focales de niños y
hacer entrevistas de fondo. | JOURNAL OF NUTRITION EDUCATION AND
BEHAVIOR
Los estudiosos aplicaron un plan piloto con 57 niños de 11 años,
quienes asistían después de la escuela a dos programas del Servicio
Comunitario de Brooklyn. El 80% de los participantes nunca antes había leído un cómic japonés, situación que cambió después del estudio.

Leung y su equipo crearon el manga: “Pelea por tu derecho a la fruta”, y
se lo facilitaron a los pequeños. “Nuestra meta principal fue
desarrollar un cómic atractivo y capaz de apelar a la población de
interés. Antes de desarrollarlo, realizamos grupos focales y entrevistas
para comprender qué tipo de tramas y personajes serían de interés para
ellos”, explicó Leung a La Nación .

 Metodología. 

El estudio publicado en el Journal of Nutrition Education and Behavior
demostró que la exposición al cómic en que se promovía el consumo de
frutas mejoró significativamente la elección de meriendas saludables
por parte de los niños.
¿Cómo lo demostraron? Los 57
involucrados se dividieron en dos grupos: el primero leyó el cómic de
30 páginas, el segundo un boletín sobre salud, en que se aconsejaba el
consumo de frutas. Tras la lectura, se dio a los
niños la oportunidad de escoger entre dos tipos de meriendas: una
saludable (naranjas, uvas, manzanas y fresas) y otra poco saludable
(galletas, papas tostadas y nachos, entre otros). El
61% de quienes leyeron el cómic escogió una merienda con frutas,
mientras solo el 39% de quienes leyeron el boletín de salud se decidió
por una opción sana.
Los investigadores usaron manga
pues, según ellos, “es capaz de provocar la inmersión en su
narrativa, y, además, utiliza textos e imágenes capaces de impactar para
influir en la conducta”.
 

Influencia. 

Esa apreciación es reforzada por personas como la joven Francilena
Carranza, de 20 años, quien lee manga desde los 12. Ella consideró
“común que un lector de manga –al igual que si leyera un libro o mirara
una película– desarrolle empatía e identificación con ciertos personajes
pues muchos de ellos logran con sus hazañas, aventuras y
cotidianidades dejar huella en uno, enseñanzas”.
El ingeniero en sistemas Leonardo Ramírez, de 28 años, es otro asiduo lector de cómics, también desde los 12 años.
Él asegura que en este tipo de publicaciones se suelen exhibir valores.
En un manga deportivo muestran que lo más importante “para lograr las
metas es esforzarse, practicar, entrenar (…) Algunos dejan buenas
moralejas, otros son solo para vender”.
_______________________

Neoverso

(Visited 80 times, 1 visits today)