Hace más de cien años. Graves problemas, como el dengue, ya se denunciaban en la prensa. “Caminante, son tus huellas / el camino, y nada más; / caminante, no hay
camino, / se hace camino al andar”, escribió el poeta Antonio Machado en sus Proverbios y cantares.
En el campo de la salud, algunas de aquellas huellas de nuestras
abuelas y abuelos quedaron resguardadas en los documentos artísticos que
llamamos “caricaturas”

Ilustración que se refiere a la tuberculosis, publicada el 17 de
diciembre de 1904 en la revista De Todos Colores. El autor es Juan
Cumplido
.

Así, caricaturas de principios del siglo XX nos hablan hoy de una Costa
Rica aquejada por graves dificultades en el ámbito de la salud pública.
En marzo de 1900, la revista El Látigo exhibió
los problemas del “servicio higiénico de la capital” con la imagen de
varios zopilotes sobre la carga de un carretón, en la que viajan también
algunas ratas.

Ciudad insalubre.  

Cuatro años después, la revista De Todos Colores
muestra una insalubre población josefina. En una sala de infestados
por miasmas, los enfermos de tifoidea desvarían hablando de “cosas
raras: de cloacas, tuberías, niveles y planos”.
En la
viñeta contigua, ante las corrientes de agua limpia, un zancudo, un
zopilote, un cerdo y un ratón se reúnen para protestar “enérgicamente
sobre el injustificable, gratuito y directo ataque que se nos piensa
hacer a nuestros medios de vida y desarrollo”.
En otros de sus dibujos, Juan Cumplido
reitera sus denuncias sobre enfermedades infecciosas y la urgencia de
aprobar leyes sanitarias. En 1904 se refiere al proyecto del Sanatorio
de Tuberculosis, aprobado por el Congreso en 1915 e inaugurado en Tierra
Blanca de Cartago en 1918.
En sus “Apuntes de higiene pública, 1800-1900” para el libro Revista de Costa Rica en el siglo XIX (1902), el médico Vicente Lachner asevera:
“El relativo adelanto material que Costa Rica ha alcanzado durante el
siglo XIX, por desgracia no se ha extendido hasta la Higiene, pública o
privada. En lo que se refiere a lo más importante de la vida de una
nación, la salud pública, la conservación de la vida del ciudadano, no
tenemos grandes adelantos que referir, y, lo que es peor, en varios
sentidos habrá que anotar algún retroceso […]. Las ciudades,
principalmente la capital, han aumentado en habitantes y con ello han
crecido los peligros del hacinamiento de personas; los ferrocarriles y
la navegación nos han traído la mayor facilidad en la importación y
propagación interior de gérmenes perniciosos y también más fácil y
grande introducción de alimentos extranjeros en mal estado. La industria
cafetalera y otras de menor importancia han venido a aumentar los focos
de infección del agua y del aire […]; las cañerías, que debieran
significar un progreso, no han hecho, por su pésima ejecución, otra cosa
que conducir a las ciudades sustancias descompuestas de los campos”.

Dibujo | DE JUAN CUMPLIDO SOBRE LA APROBACIÓN DE UNA LEY SANITARIA. LA
ILUSTRACIÓN SE PUBLICÓ EN LA REVISTA ‘DE TODOS COLORES’ EL 3 DE
DICIEMBRE DE 1904.

Buenos índices. 

En 1904, frente a la suciedad de San José, el médico Carlos Durán
(1852-1924), pionero de la salubridad pública nacional, indicó la
urgencia de construir tanques sépticos y un sistema de tratamiento de
aguas contaminadas. Los inodoros sustituyeron a las letrinas ya los
pozos negros.
Siendo presidente municipal, Durán creó el sistema de cloacas de San José. Como afirmó el médico Juan Jaramillo
cien años después, la salud no es un simple fenómeno biológico:
también es un proceso social y político; es un derecho fundamental del
ser humano.

En diciembre de aquel año, una caricatura de Cumplido
ilustró la portada de la revista: bajo las alas protectoras del ángel de
la vida, la alegoría de la Higiene le agradece la aprobación de leyes a
la gran mano de la Justicia: “¡Gracias, señor, a nombre de la salud
pública!”. En un segundo plano, los causantes de los males (zancudos,
ratones, cerdos y zopilotes) velan el ataúd de la Oposición, junto a sus
propios cadáveres. “Tu vida está más garantizada, la población de San
José se duplicará!!!”, enfatiza el titular
En efecto,
80 años después, Costa Rica se ubicó entre los 34 países con mejor
salud del mundo (todos, países desarrollados, excepto Costa Rica y Cuba)
pues mostraba una baja mortalidad infantil y una elevada esperanza de
vida al nacer. Estas características se debieron a las políticas
públicas, como asevera Jaramillo en el capítulo “La salud y la medicina”
del libro Costa Rica en el siglo XX (EUNED, 2004).

Dengue. 

Otras caricaturas se refieren a la mortandad causada por el dengue. En 1920, en La Semana , Paco Hernández
dibuja el gol de la influenza que la muerte le mete a la Facultad de
Medicina, Cirugía y Farmacia (a partir de la fundación de la Universidad
de Costa Rica [1940] se llama Colegio de Médicos y Cirujanos). El
triunfo del virus también se evidencia en la apuesta registrada en el
titular: “Voy al dengue ¢5.00”.
En 1924, Enrique Hine publica una historieta en el semanario Bohemia
relacionada con la tifoidea, la tosferina, el dengue, la escarlatina y
otras emergencias, que “a la histérica Asamblea / ponen las más de las
veces / a despilfarrar con creces / el Tesoro Nacional”.
Dibujo que exhibe los problemas del servicio higiénico de San José publicado el 3 de marzo de 1900 en la revista ‘El Látigo’.
Aunque Durán ya había propuesto la creación de un
Consejo Superior de Salubridad, solamente en 1923 se dicta la ley sobre
Protección de la Salud Pública, considerada el primer código sanitario
del país. En 1927 se establece la Secretaría de Salubridad a cargo del
médico Solón Núñez.

Hoy. 

Muchos de aquellos viejos asuntos sanitarios trazados en las caricaturas
se resolvieron, pero otros siguen agobiándonos. “Desde hace varios
años, hemos alcanzado todas las metas propuestas por la Organización
Mundial de la Salud a los países del mundo para el año 2000, y nuestros
índices son muy similares a los países desarrollados”, afirma Juan
Jaramillo en su artículo.
A lo largo del siglo XX, Costa Rica intentó resolver los
problemas sanitarios en dos ámbitos: educar para la salud (promoción y
prevención) y curar a los enfermos. Existen sistemas y servicios de
salud que atienden ambas esferas, pero las crisis económicas causadas
por factores externos e internos, los altos costos para afrontar las
enfermedades y la corrupción amenazan al sector. No obstante, Costa Rica
debe recuperar los altos índices de salud que ya había alcanzado.
El mosquito transmisor del dengue reingresó al país en 1993.
Actualmente es una epidemia situada en todo el territorio. Respaldado
por la Organización Panamericana de la Salud y el Ministerio de Salud,
el videojuego Pueblo pitanga: enemigos silenciosos
intenta educar sobre la relación que hay entre higiene y salud
comunitaria. Fue desarrollado por tres jóvenes costarricenses: Eduardo
Ramírez, José Mora y Diego Vásquez.
Las caricaturas
son documentos: son huellas de una época. “Caminante, no hay camino, se
hace camino al andar. /Al andar se hace camino, / y al volver la vista
atrás / se ve la senda que nunca / se ha de volver a pisar”. Acaso el
poeta Machado también se equivoque.
____________________________
POR Ana Cecilia Sánchez Molina La autora
ha publicado los libros ‘Historia del humor gráfico en Costa Rica’
(Editorial Milenio, 2008) y ‘Caricatura y prensa nacional’ (EUNA, 2002).

comic / comic costarricense / comic de costa rica

Neoverso

(Visited 42 times, 1 visits today)